01 febrero 2006

Atlantis-Jaen-Andalusia-Dossier The old Jaén, a prehistoric city of Andalusia similar to the Atlantis of Plato... La antigua Jaén, una ciudad Atlante?

Atlantis-Jaen-Andalusia-Dossier

por arqueotour @ 31/01/2006 - 15:49:59

The old Jaén, a prehistoric city of Andalusia similar to the Atlantis of Plato.

La antigua Jaén, una ciudad prehistórica de Andalucía similar a la Atlántida de Platón.

Georgeos Díaz-Montexano (1994-2005)

Jaen-Atlantean-City


Marroquíes Bajos.

The Archaeological Zone of Marroquíes Bajos occupies an approximated extension of 40 hectares that agrees with several sectors of the General Plan of programmed Urban Arrangement like zone of construction of houses. When they began the first earthworks for the construction were shown part of the human occupation that that zone had contained from III the millenium before the Christian era to centuries XII and XIII and the relation that this zone had to have with which traditionally it had considered origin and development of the oldest city around the Hill of Santa Catherine and her slopes, which we identified with the Ibero-Roman and medieval city. The undertaken works of urban Archaeology in this zone from February of 1995 to the present time have allowed to document the existence of diverse cultural phases. Of them, the most well-known phase by its extension and number of constructions are the pertaining one to the Copper Age (III millenium before ours was). Houses excavated on the rock or cabins have studied and others constructed with to socles of stone and posts, of wood, that they serve as support to ceilings of vegetal matter, silos or places for storage, spaces possibly dedicated to the metallurgy (with which it implies of the human dominion on the production of tools and the transformation of minerals), structures of defensive type, pits and walls, also collective graves similar to the documented ones in 1950 during works of the Church of Christ King in the zone of High Marroquíes Bajos; these are located to the East, in one of the most extreme zones of the town. The boundary of this town not yet is definitive, at the present time the limits of the same one are in the lines of fortifications and boundary of walls and pits. Five pits developed in concentric circles with sometimes perpendicular lines of wall have been located to the pits that apparently a enough defensive system guarantees surely; in other cases they are reinforcing the inner part of the pit. The Copper Age or Chalcolithic is an important time in Prehistory, because after the neolithic revolution it begins to appear the metallurgy, the social complexity, the human control of the territory and the demographic expansion in the Iberian Peninsula. Concretely the Copper Age in Jaén represents the consolidation of the agrarian economy and the emergency of a territorial system, articulated by important centers like Marroquíes Bajos in Jaén or the Alcores in Porcuna.

Marroquíes Bajos.

La Zona Arqueológica de Marroquíes ocupa una extensión aproximada de 40 hectáreas que coincide con varios sectores del Plan General de Ordenación Urbana programada como zona de construcción de viviendas. Cuando comenzaron los primeros movimientos de tierras para la construcción se puso de manifiesto parte de la ocupación humana que esa zona había contenido desde el III milenio antes de nuestra era hasta los siglos XII y XIII y la relación que esta zona hubo de tener con lo que tradicionalmente se había considerado origen y desarrollo de la ciudad más antigua en torno al Cerro de Santa Catalina y sus laderas, lo que identificamos con la ciudad ibero-romana y medieval. Los trabajos de Arqueología urbana acometidos en esta zona desde Febrero de 1995 hasta la actualidad han permitido documentar la existencia de diversas fases culturales. De ellas, la fase más conocida por su extensión y número de construcciones es la perteneciente a la Edad del Cobre (III milenio antes de nuestra era). Se han estudiado viviendas excavadas en la roca o cabañas y otras construidas con zócalos de piedra y postes, posiblemente de madera, que sirven de soporte a techumbres de materia vegetal, silos o lugares para almacenaje, espacios dedicados a la metalurgia (con lo que ello implica del dominio humano sobre la producción de herramientas y la transformación de los minerales), estructuras de tipo defensivo, fosos y murallas, también sepulturas colectivas similares a las documentadas en 1950 durante las obras de la Iglesia de Cristo Rey en la zona de Marroquíes Altos; estas se encuentran situadas al Este, en una de las zonas más extremas del poblado. La delimitación de este poblado aún no es definitiva, en la actualidad los límites del mismo están en las líneas de fortificación y delimitación de murallas y fosos. Se han localizado cinco fosos desarrollados en círculos concéntricos con líneas de muralla en ocasiones perpendiculares a los fosos que al parecer garantiza un sistema defensivo bastante seguro; en otros casos se encuentran reforzando la parte interior del foso. La Edad del Cobre o calcolítico es una época importante en la Prehistoria, pues tras la revolución neolítica comienza a aparecer la metalurgia, la complejidad social, el control humano del territorio y la expansión demográfica en la Península Ibérica. Concretamente la Edad del Cobre en Jaén representa la consolidación de la economía agraria y la emergencia de un sistema territorial, articulado por centros importantes como Marroquíes Bajos en Jaén o los Alcores en Porcuna. [Información sobre estos materiales... More / Mas >>>

El país de los Celtas se hallaba en Iberia, según las fuentes Históricas y epigráficas...

El país de los Celtas se hallaba en Iberia, según las fuentes Históricas y epigráficas.

por arqueotour @ 14/01/2006 - 20:02:28

El país de los Celtas se hallaba en Iberia, según las fuentes Históricas y epigráficas.

La mal interpretación de las fuentes documentales. El caso de Hekateos y Herodotos.

Por José María de la Rosa, Scientific Atlantology International Society (SAIS)

Este breve artículo es una continuación o ampliación de "Los Celtas son Oriundos de Iberia" del investigador hispano-cubano Georgeos Díaz-Montexano, publicado en "Arqueología sin Fronteras" (1996), y en el célebre sitio de Celtiberia.Net (http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=1746).

Todos los que de alguna manera nos hemos interesado alguna vez sobre los Celtas y sus orígenes, habremos leído sobre las célebres referencias a las citas de Hekateos y Herodotos, consideradas las más antiguas y relevantes en cuanto a la identificación de los celtas y su región nativa.

Al respecto, veamos un resumen de la interpretación tradicional de estas dos importantes fuentes, según expone Gonzalo Ruiz Zapatero ("El concepto de Celtas en la Prehistoria europea y española". Universidad Complutenese de Madrid. Edición ACTAS, 1993). Señalaremos en negritas y cursivas los puntos que serán objeto de análisis en este estudio.

"...La referencia más antigua (se refiere a los Celtas) es la de la Ora Marítima de Avieno que alrededor del 520 a.C. sitúa a los celtas como pueblo vecino de los ligures, ocupando regiones más al Occidente que éstos. Hecateo de Mileto, que debió escribir a fines del s. VI a.C., situaba la Keltike hacia el interior de la costa ligur de la colonia de Massalia, y Herodoto los colocaba en tormo al nacimiento del río Istro (Danubio) y más allá de las Columnas de Hércules. Hacia el 500 a.C., por tanto, la Céltica está atestiguada al N. de los Alpes y en las tierras occidentales del continente y es muy probable que el término "Keltoi" lo recibieran los griegos de forma oral a través de los propios indígenas.

En cualquier caso es importante destacar dos conclusiones de estas referencias y dejar claro que el término "keltoi" de los primeros historiadores griegos del s. V a.C.: primero, es un término que viene definido explícitamente por su contenido geográfico y segundo, que no implica una descripción etnográfica y que tampoco existen argumentos para suponer que ellos mismos se reconocieran como una identidad étnica, independientemente de que pudiera existir una identidad lingüística, cultural, social y aun de formas políticas.

Por tanto estas primeras noticias sobre los celtas tienen una connotación más geográfica que étnica, al menos en el sentido de una unidad étnica. Incluso las referencias escritas de Tito Livio y otros autores latinos sobre las invasiones de celtas en Italia y Grecia no permiten deducir una identidad étnica, cultural o incluso lingüística, y es plausible que el término "celtas" fuera un término genérico para referirse a los pueblos septentrionales más allá del arco alpino..."

Análisis de los anteriores enunciados, desarrollado por Díaz-Montexano en su tesis:

"...Hecateo de Mileto, que debió escribir a fines del s. VI a.C., situaba la Keltike hacia el interior de la costa ligur de la colonia de Massalia…” (Ruiz Zapatero, 1993).

El autor –que resume el sentir general de las celtólogos e indoeuropeístas- comete un error de interpretación. Como bien apunta Díaz-Montexano (1995), en la cita griega de Hekateos no se dice por ninguna parte que la “Keltike se hallara hacia el interior de la costa ligur de la colonia de Massalia” (ni que los Keltoi fueran originarios de Massalia como muchos creen también erróneamente), ni siquiera se dice que esta ciudad fuera Celta; de hecho, la cita solamente dice que Massalia es una ciudad Ligur, o de la Liguria, que está en dirección próxima a la Céltica.

Esa idea errónea de que Massalia era una ciudad de la Céltica –creada y extendida por ciertos autores de renombre- parte de un conocimiento deficiente de las fuentes primarias y de la gramática griega clásica, y sobre todo de una excesiva confianza en los intérpretes anteriores y maestros que les precedieron. Por otra parte, esta errónea interpretación –como veremos a continuación- ha sido perpetuada en el tiempo también por una marcada intencionalidad de” pervertir la historia” para acomodarla a la principal teoría académica que conseguió sentar dogma en las principales cátedras europeas, que es precisamente la del origen centro-europeo de los Celtas. Veamos las pruebas:

Cita de Hekateos:

"...Massalía pólis tês Ligüstikês katá tên Keltikên..." (Hekateo, Europa; 560-480 B.C.)

"...Massalia, ciudad de la Liguria próxima a la Céltica..." (Díaz-Montexano, 1995)

Análisis gramatical: kata (con acusativo) -como apunta Díaz-Montexano- en los tiempos de Hekateo solía traducirse (al referirse a lugar, posición) como "próxima a", "contra", "enfrente de", "opuesta a", “de cara a”. Así tenemos en el mismo Hekateo, otra secuencia de kata con acusativo: “...Mêlousa. nêsos kata Ibêras ...", que la Dra Elvira Gangutia Elícegui, Profesora de Investigación del CSIC e Investigadora Principal del Diccionario Griego-Español -una autoridad internacionalmente reconocida- traduce correctamente como: "...Melusa: isla próxima a los iberes..."ninsula Ibérica en los autores griegos: de Homero a Platon" / edicion, treduccion y comentario, Elvira Gangutia Elicegui. Inscriptiones graecae antiquissimae Iberiae [IGAI] / edicion, traduccion y comentario, Helena Rodriguez Somolinos; Julio Mangas y Domingo Placido (eds.). Madrid, 1998, p. 147).

Por consiguiente, es un error de interpretación seguir sosteniendo que ”…la Keltike se hallaba hacia el interior de la costa ligur de la colonia de Massalia…”. La Keltike o “región/país de los Celtas” se hallaba cercana, próxima (u opuesta) a Massalia, ciudad de la Liguria, cuyos límites llegaban justamente hasta la misma Massalia, y los pies de los Pirineos franceses; por lo que la Keltiké solamente podría haber estado bien hacia el Norte o bien hacia el Oeste de Massalia, pues el Este de Massalia era territorio Ligur.

En cualquier caso, no todos los autores han comulgado con esta interpretación errónea tradicional –y generalizada- que ubicaba a Massalia bajo la Céltica -cuando no en la misma Céltica-, p.e., Alberto J. Lorrio de la Universidad de Alicante, ya en 1997 (posterior a la publicación de Díaz-Montexano, 1996) escribía sobre este punto lo siguiente:

"...la primera mención de la Céltica, Keltiké, se debe a Hecateo de Mileto (ca. 500 a.C.), de cuya obra tan sólo se conservan algunos fragmentos recogidos por un lexicógrafo del siglo VI d.C., Esteban de Bizancio. Hecateo se refiere a Narbona como una ciudad céltica, lo mismo que Nirax, de localización incierta, y ubica a la colonia griega de Massalia, fundada en la tierra de los Ligures, cerca de la Céltica..." (Lorrio, Alberto J., "Los Celtíberos". Universidad de Alicante. Universidad Complutense de Madrid, 1997, p 12)

En líneas generales, el resumen de Hekateo realizado por Lorrio es correcto, sin duda mucho más correcto que la errónea interpretación que expone Ruiz Zapatero, como portavoz del criterio más generalizado, no solo entre los especialistas hispano-portugueses sino entre todos los indoeuropeistas.

Como apunta Díaz-Montexano, en la cita sobre Massalia, es evidente que Hekateo no dice en ningún momento que esta ciudad estuviera en la misma Céltica sino próxima, por lo que la Céltica podría estar en cualquier lugar próximo a Massalia, bien hacia el Norte o hacia el Occidente, pues al Este se extendía los límites de la Liguria, y para saber en cuál de estos puntos se hallaba la Céltica tenemos a Herodoto, quien -sin lugar a dudas- ubica a la Keltike o “Nación de los Celtas” después de las Columnas de Hércules, limítrofes de los Kynetes/Kynesios (los más occidentales de toda Europa), o sea, en el suroeste de Iberia.



<<>>

Mapa del Mundo Antiguo según Hecateo de Mileto (s. VI a.C.) Según la reconstrucción propuesta por Díaz-Montexano, la Céltica (Keltikên) se extendía desde el occidente de Iberia (limitando con los Kynesios) hasta la Narbonensse como límite más oriental, pues en Hekataios, la dos únicas ciudades que se mencionan como "Polis Keltike" ("ciudad celta") son Nyrax (no identificada aún) y Narbon, al pié de los Pirineos de la parte francesa; por eso cuando habla de la ciudad de Massalia, que afirma es Ligur, dice que esta se hallaba cercana (opuesta) a la Céltica en griego, "...katá tên Keltikên.". Sin duda, Massalia (Marsella) está próxima (enfrente, opuesta) de Narbona, o sea, del límite oriental de la Céltica.

Continúa Lorrio:

"...Será Herodoto (2, 33 y 4, 49) quien, en pleno siglo V a.C., proporcione la primera referencia segura respecto a la presencia de Celtas en la Península Ibérica, al señalar que el Istro (luego Ister), actual Danubio, nacía en el país de los Celtas, cuyo territorio se extendía más allá de las Columnas de Hércules, siendo vecinos de los Kynesios (o Kynetes), pueblo que era considerado como el más occidental de Europa. Así pues, los referidos pasajes de Herodoto pueden considerarse como la más antigua evidencia de la utilización del etnónimo Keltoi en la Península Ibérica. Aun con el error en la identificación de las fuentes del Danubio, que son situadas en las proximidades de la ciudad de Pyrene (2, 33), localizable en el extremo oriental de la Cordillera Pirenaica, y de la que se hace mención en el Periplo de Avieno (vv. 559-561) como frecuentada por los massaliotas, la veracidad del texto de Herodoto es aceptada de forma generalizada (vid., entre otros, Powell 1958: I3 s.; Fisher 1972: 109 s.; Rankin 1987: 8 s.; etc.)…” (Lorrio, Alberto J., "Los Celtíberos". Universidad de Alicante. Universidad Complutense de Madrid, 1997, p 12)

Sin embargo, también esta célebre cita de Herodoto ha sido malinterpretada (o mal traducida) de manera tal que también ha proporcionado cierta cobertura a la teoría tradicional más institucionalizada, ya que lo que para algunos no es más que un error, para otros es una evidencia de que Estrabón estaba informándonos de que el país de los Celtas se hallaba mas bien hacia el Este de Europa que hacia el occidente -donde es posible que también existiera otra ciudad con el nombre de Pyrene- y por consiguiente que la cita de los celtas en Iberia junto a los Kynesios podría ser una indicación de la extensión del territorio celta hacia el Oeste… ¿pero, realmente ha existido un posible error geográfico?, ¿cometió Estrabón un error, o varios errores, en este pasaje de sus Historias? Díaz-Montexano ha realizado un estudio directo del texto griego y ha llegado a la conclusión de que Estrabon no cometió ningún error; en todo caso sería el primer traductor o intérprete latino, del que copiaron después la mayoría de los traductores hasta hoy –en sucesivas cadenas- el que cometería los posibles errores. Veamos las evidencias:

Cita de Herodotos:

"...[3] Istros te gar potamos arxámenos ek Keltôn kai Purênês polios rheei mesên schizôn tên Eurôpên: hoi de Keltoi eisi exô Hêrakleôn stêleôn, homoureousi de Kunêsioisi, hoi eschatoi pros dusmeôn oikeousi tôn en têi Eurôpêi katoikêmenôn..."
(Herodotos, Historias. 2.33.3)

Veamos la traducción inglesa del Dr. Godley (1920), de la cual han derivado la mayoría de las traducciones en castellano y en todas las lenguas modernas peninsulares del último siglo pasado.

"... [3] For the Ister flows from the land of the Celts and the city of Pyrene through the very middle of Europe; now the Celts live beyond the Pillars of Heracles, being neighbors of the Cynesii, who are the westernmost of all the peoples inhabiting Europe..."
(Herodotus, with an English translation by A. D. Godley. Cambridge. Harvard University Press. 1920)

Veamos ahora una traducción bastante reciente de nuestra experta española, la Dra Elvira Gangutia:

”… (Her. I 2.33) El río Istro, tras nacer en el país de los celtas y ciudad de Pirene, corre dividiendo Europa por la mitad. Los celtas habitan allende las columnas de Heracles y limitan con los cinesios, que son los habitantes más extremos hacia el occidente de los que viven en Europa…” (Gangutia Elicegui, Ob. Cit., 1998)

Podemos observar como la traducción de Gangutia apenas se diferencia de la del Godley, salvo en ‘fluir’ por ‘correr’, y la omisión de la palabra ‘río’ por Godley. Sin embargo, Georgeos Díaz-Montexano sostiene –y demuestra- que estas traducciones presentan un error serio de interpretación (que ya viene perpetuándose desde las primeras traducciones realizadas en la Edad Medieval); se trata de la secuencia “…arxámenos ek Keltôn…”, que desde las primeras traducciones, realizadas desde interpretaciones latinas, se traduce como “nace (naciendo o tras nacer) en el país de los Celtas”. El error de interpretación está justamente en ek, que con genitivo, y relativo a lugar (de posición), debe traducirse como “fuera de”, “allende”, “desde más allá de”, igual que ex / exo (ver anexos). Díaz-Montexano propone una traducción más ajustada a las normas de la gramática griega clásica, metafrástica; en definitiva, más fidedigna:

"...El Istros, en efecto, es el río que comenzando fuera de las (tierras) Célticas y la ciudad de Pirene corre por la mitad dividiendo a la Europa; los Celtas, por otra parte, están más allá de las Estelas de Herakles, confinando pues a los Kynesios, los más extremos -que cerca de las puestas del sol moran- de los que habitan la Europa..." (Georgeos Díaz-Montexano, 1995)



<<>>

Mapa del Mundo Antiguo según Herodotos (s. V a.C.). Según la reconstrucción propuesta por Díaz-Montexano, la Céltica (Keltikên) se extendía desde el occidente de Iberia (limitando con los Kynesios) hasta la Narbonensse como límite más oriental, pues en Hekataios, la dos únicas ciudades que se mencionan como "Polis Keltike" ("ciudad celta") son Nyrax (no identificada aún) y Narbon, al pié de los Pirineos de la parte francesa; por eso cuando habla de la ciudad de Massalia, que afirma es Ligur, dice que esta se hallaba cercana (opuesta) a la Céltica en griego, "...katá tên Keltikên.". Sin duda, Massalia (Marsella) está próxima (enfrente, opuesta) de Narbona, o sea, del límite oriental de la Céltica.

Si bien es cierto que traducción rectificada de Díaz-Montexano no resulta tan “elegante” o “poética” es más fiel al sentido literal o metafrástico y gramatical del texto. Así pues, lo que desde un principio –desde hace varios cientos de años- se supuso un grave error de Herodotos, a la par que una evidencia de que la Céltica se hallaba mas hacia la Europa central que hacia Iberia, resulta que no era ningún error de Herodotos sino un simple error de interpretación gramatical.

El texto –ahora- cobra (más bien recupera) el verdadero sentido de la descripción de Herodotos. El país o las tierras de los Celtas se hallaba en Iberia, confinando con los Kynesios, como afirma Herodotos, dos veces en el mismo texto, y el río Istros (presumiblemente el Danubio o Rhim) tenía su comienzo (principio o inicio) en un punto “fuera de” la Céltica, no dentro de la propia Céltica, como se puede comprobar en las dos menciones de Herodotos donde usa la misma secuencia “…arxámenos ek Keltôn…”, “…comenzando (surgiendo) fuera de las (tierras) Célticas”.

Anexos:ek [ex before a vowel, eg before b g d l m] prep. governing GEN. only, Lat. e, exRadical sense, from out of, opp. to eis:

Perseus. out of, from. c. gen.

I. OF PLACE: 1. of Motion, out of, forth from, Hom., etc.: ek thumou phileon I loved her from my heart, with all my heart, Il.

2. to denote change from one place or condition to another, kakon ek kakou one evil from (or after) another, id=Il.; logon ek logou legein Dem.

3. to express distinction from a number, ek poleôn pisures four out of many, Il.

4. of Position, like exô, “outside of”, “beyond”, ek beleôn “out of shot”, id=Il.; ek kapnou “out of the smoke”, Od. [Henry George Liddell. Robert Scott. A Greek-English Lexicon. revised and augmented throughout by. Sir Henry Stuart Jones. with the assistance of. Roderick McKenzie. Oxford. Clarendon Press. 1940]

Troya y Homero, Atlantida y Platon. Análisis comparativo...

Troya y Homero, Atlantida y Platon. Análisis comparativo...

por Georgeos-Diaz @ 07.01.2006 - 01:56:48

Troya y Homero, Atlantida y Platon. Análisis comparativo...

Siempre he defendido -como principio- que la Atlántida de Platón puede ser tan real como la Troya de Homero, y no se trata de un simple enunciado, a continuación voy a exponer -de una manera sencilla- algunos puntos comparativos que manifiestan una lógica evidente.

La mayoría de los detractores de la Atlántida suelen usar determinados argumentos para intentar invalidar la "historia verdadera" o "alethino logon" (según Platón) de la Atlántida. Si bien es cierto que algunos argumento se basan en una lógica deductiva, la mayoría no son más que simples falacias enunciadas como contra-argumentos revestidos de rigurosidad científica, pero que -insisto- no son más que meras falacias.

Analizaremos a continuación el ejemplo más importante, -por ser el argumento falaz que más he tenido que escuchar y leer por parte de quienes intentan negar toda posibilidad de existencia histórico-geográfica a la Atlántida de Platón-, me refiero a la "falacia de la no pre-citación", es decir, de la inexistencia de citas que mencionen la Atlántida o la ciudad de Atlantis en otras fuentes anteriores a Platón. Demostraré a continuación como estamos ante una de las mayores falacias concebidas por la mente de un ser humano (todavía no he podido descubrir quien fue el primero), para ellos usaremos como ejemplo comparativo justamente el caso de Troya y Homero.

Falacia de la no pre-citación: "Si Atlantis fue una ciudad o civilización real, por qué no aparece citada en ninguna obra anterior a Platón".

1. Se trata de una razonamiento absurdo, pues tampoco Troya o Ilios (que era el nombre de la ciudad) aparece pre-citada en ninguna otra fuente conocida anterior a Homero. Algunos autores sostienen que Ilios es la misma Wilussa que aparece mencionada en un par de textos hititas, sin embargo, en estos nunca se menciona como el nombre de una ciudad sino de un país, región o territorio que era gobernado por un rey propio, o sea, un reino, y ni siquiera se describe la situación geográfica exacta. Hoy en día, muchos expertos consideran que la conexión con Ilios no ha sido aún probada científicamente. Por consiguiente, y haciendo honor a la verdad, podemos afirmar con absoluta seguridad que -hasta la fecha- no existe ninguna mención previa a Homero de las ciudades Troya e Ilios.

La Atlántida, como nombre aplicado a una isla o península, y su ciudad Atlantis, aparecen citadas por primera vez en la obra de Platón, al igual que Troya e Ilios en Homero. Por consiguiente, este argumento "de la no pre-citación" no es más que una absurda falacia.

2. Por otra parte, de la misma manera que se plantea la posibilidad de que el nombre de la ciudad de Ilios (Troya) sea Wilussa, también existe la posibilidad de que el nombre de la ciudad de Atlantis se halle mencionada en alguna otra fuente anterior, con un nombre que no necesariamente tiene que ser el mismo, ni siquiera parecido, pues un detalle que increiblemente han pasado por alto todos los estudios de la Atlántida, nos muestra -en el mismo texto del Critias de Platón- que los nombres griegos del relato no son los nombres originales; me refiero a la sección comprendida entre el Critias 113a y 113b cuando Critias afirma que Solón había traducido los nombres atlantes por nombres griegos, según los significados de los mismos. Veamos el fragmento:

“…[113a] to d' eti brachu pro tou logou dei dêlôsai, mê pollakis akouontes Hellênika barbarôn andrôn onomata thaumazête: to gar aition autôn peusesthe. Solôn, hat' epinoôn eis tên hautou poiêsin katachrêsasthai tôi logôi, diapunthanomenos tên tôn onomatôn dunamin, hêuren tous te Aiguptious tous prôtous ekeinous auta grapsamenous eis tên hautôn phônên metenênochotas, autos te au palin hekastou tên dianoian onomatos [113b] analambanôn eis tên hêmeteran agôn phônên apegrapheto: kai tauta ge dê ta grammata para tôi pappôi t' ên kai et' estin par' emoi nun, diamemeletêtai te hup' emou paidos ontos. an oun akouête toiauta hoia kai têide onomata+, mêden humin estô thauma: to gar aition autôn echete…” (Critias, Platon. Edición de J.Burnet, 1900)

"... [11á ] Pero antes de que comience mi naración, hay un punto pequeño que debo explicar, a fin de que vosotros no os sorprendáis al escuchar con frecuencia los nombres de los hombres extranjeros (atlantes) como Helénicos (griegos). La razón de esto ahora vosotros sabréis. Cuando Solón planeaba hacer uso de la historia para su propia poesía, él halló -al investigar el significado de los nombres- que los mismos egipcios, los que primero los habían escrito, los habían traducido a su propio lenguaje. Él (Solón) entonces decidió recuperar el signifcado original de cada nombre traduciéndolos a nuestro lenguaje, [113b] y así los anotó. Y estas mismas escrituras estaban en posesión de mi abuelo, ahora están realmente en las mías y cuando era niño yo las aprendí todas de memoria. Por consiguiente, si los nombres que vosotros escucháis son como nuestros nombres locales, no os asombréis, pues ahora vosotros ya sabéis la razón de ello... " (Critias, Platón. Traducido por Georgeos Díaz-Montexano, 2000)

En resumen, que el nombre verdadero de Atlantis y todos sus derivados (Atlántida, Atlántico, Atlantes, etc), era otro; por consiguiente, el verdadero nombre de Atlantis o de la Atlántida puede estar -perfectamente- mencionado o citado en algún documento anterior a Platón, solo sería cuestión de poder llegar a saber cuál sería ese nombre original de esa ciudad y de esa civilización occidental que se hallaba junto a las Columnas de Hércules y que tenía una región o parte, cercana a las propias Columnas, llamada Gadeira. Es obvio que solamente podría ser Iberia misma o Tartessos. Al respecto os recomiendo la lectura de mi investigación "ATLANTIDIS NOMINA . ATLANTIDOS ONOMATA . LOS NOMBRES DE ATLANTIS. Desciframiento de los nombres de Atlantis y su identificación con Iberia". En este estudio buceo dentro del mar de las palabras y las etimologías y propongo varias identificaciones verosímiles.

En el próximo mensaje, seguiremos con más falacias de este tipo...

Saludos cordiales,
Georgeos...

Proyecto Kritias. Una Excelente Broma sobre la Atlántida...

Proyecto Kritias. Una Excelente Broma sobre la Atlántida

por Georgeos-Diaz @ 02.01.2006 - 02:01:54

Proyecto Kritias. Una Excelente Broma sobre la Atlántida

Proyecto Kritias. Una excelente Broma sobre la Atlántida.

En esta ocasion os recomiendo la visita de un sitio muy interesante y divertido, realizado por un equipo de jóvenes diseñadores e informáticos gallegos. ¡No tiene desperdicio!.

Se trata de una parodia (muy buena por cierto) de las teorías o hipótesis más importantes relacionadas con la Atlántida entre Iberia y Marruecos, aunque más en concreto con la Isla Spartel (isla de Majuán), ubicada a uno 60 m bajo el mar entre Trafalgar y Tanger.

Os dejo con esta "joyita"... Espero que la disfrutéis.

http://mccd.udc.es/atlantida/

Saludos cordiales, Georgeos.

¿LA ATLÁNTIDA DE PLATÓN Y TARTESSOS EN UNA INSCRIPCIÓN DE 6000 AÑOS HALLADA EN IBERIA?

¿LA ATLÁNTIDA DE PLATÓN Y TARTESSOS EN UNA INSCRIPCIÓN DE 6000 AÑOS HALLADA EN IBERIA?

por Georgeos-Diaz @ 16.12.2005 - 23:19:40

¿LA ATLÁNTIDA DE PLATÓN Y TARTESSOS EN UNA INSCRIPCIÓN DE 6000 AÑOS HALLADA EN IBERIA?

LA ATLÁNTIDA DE PLATÓN Y TARTESSOS EN UNA INSCRIPCIÓN DE 6000 AÑOS HALLADA EN IBERIA
Ampliar imagen >>> http://www.tartessos.info/images/ms5237_2.jpg
Fuente: http://www.arqueotour.com/atlantis/libros/

Platón en la historia de la Atlántida o Atlantis, cuenta que los Atlantes conocían la escritura. Estrabón por su parte afirma que los pueblos Turdetanos -descendientes directos de los Tartessios-, conservaban anales históricos y leyes escritas en una gramática que se remontaba a más de 6000 años antes de su tiempo. La arqueología académica aún no acepta que esto haya sido cierto, piensan que es una mera invención de Estrabón, sin embargo, en Iberia han aparecido muchos testimonios de inscripciones grabadas o pintadas en cuevas, dólmenes, y en diversos objetos de hueso y cerámica cuyas fechas se remontan a más de 4000 años antes de Cristo (6000 años BP), aunque algunos hallazgos reportados por Watelman Fein, Georgeos Díaz-Montexano y Jorge María Ribero-Meneses, muestran evidencias claras del uso de caracteres de escritura lineal alfabética en un claro contexto paleolítico.

Díaz Montexano ha identificado los caracteres de una inscripción en hueso prehistórico descubierta a principios del siglo XIX en la Coruña, Galicia, España (La inscripción aparece reportada en "Michel Bouvier, Paris, Cat. L'Art de l'Ècriture, 2003"), con una clara secuencia Ibero Tartessia, escrita a la manera tartésica -que es la más antigua usada en Iberia, o sea, de derecha a izquierda- y los datos son muy reveladores, pues al parecer podría estar haciendo mencióna la Atlántida ya Tartessos. La inscripción se puede transliterar como: "ATaL-TaRTe".

LA ATLÁNTIDA DE PLATÓN Y TARTESSOS EN UNA INSCRIPCIÓN DE 6000 AÑOS HALLADA EN IBERIA
Fuente: http://www.arqueotour.com/atlantis/libros/

Como comenta Díaz-Montexano: "...Es imposible negar que esta palabra (ATal) se parece demasiado a la raíz indoeuropea*At-l- que aparece en el nombre de Atlantis, que es una forma adjetival de Atlas, mientras que Tarte se ajusta a la raíz reconstruida por los especialistas españoles sobre el antiguo nombre de Tartessos, que sería Tarte-, pues el sufijo -ssos es de origen egeo o greco-lidio y se añadía a los nombres de lugares, países o ciudades con elsignificado de "región", "comarca", "ciudad" o "país", como en Kno-ssos. La terminación en vocal -e de la voz Tart-e, podría corresponder a alguna desinencia. Es muy difícil asumir que esto solamente sea una mera casualidad. Esta inscripción, por una parte, confirma la antigüedad de las escrituras Ibero-Tartessias y Atlante (según Estrabón y Platón), y por otra, parece confirmar la identificación de la isla/península Atlantis o "pais de Atlas" con la propia isla/península de Iberia, como afirma Platón al decir que una región, comarca, distrito o parte de la misma isla/península Atlantis se llamaba Gadeira (Cádiz, España) y que en esta misma región se hallaban las Columnas de Hércules. En cualquier caso, estamos ante la primera y única evidencia epigráfica -hallada en el mundo- con una inscripción cuya transcripción fonética se aproxima bastante a los nombres de Atlas/Atla-ntis y Tarte-ssos, y que tiene más de 6000 años de antigüedad..."

Sobre estas inscripciones de Iberia y europa occidental Martin Schøyen escribe:"...Hans Jensen, in "Sign, symbol and script", pp. 37-39, dates the signs from Dolmen d'Alvao in Portugal to about 4000 BC, being attached to Iberian writing. Stephen Fisher in "A history of writing", pp. 22-24, mentions 210 symbols and signs engraved on objects of the Vincas culture, that have been radio-carbon dated to about 4000 BC. According to Michaël Guichard, in "A history of writing", 2001/2002, pp. 17-19, Vinca (not far from modern Beograd) has given its name to the late Neolithic period of Danubian culture (5000-3800 BC). Clay figurines have been found with marks echoing protopictographic and Uruk IV pictographic script from Syria, Sumer or Highland Iran. The contents of these figurines, the seals of Kotacpart, and the clay tablet found at Gradesnica, remains a mystery due to the paucity of material so far found. This raises the question of where the cradle of continuous writing really was. So far there has been a contest between Egypt and Syria/Sumer/Highland Iran, with overwhelming recent evidence for the latter, dated to around 3500 BC..." (The Schoyen Collection: 4. Palaeography. 4.1. The beginning of writing and the first alphabets, Oslo, February, 2005)

Díaz-Montexano piensa, que el empate temporal con la civilización de Vinca, puede ser superado perfectamente, pues en Iberia existen claros testimonios de uso de signos de escritura lineal ordenados de manera gramatical en objetos y cuevas del paleolítico, y hasta la fecha nadie ha reportado algo similar en el Este de Europa ni en ninguna otro parte del Mundo.

La vieja teoría del alemán Fein de que en Iberia había surgido la escritura, podría ser confirmada.

Fuente: http://www.arqueotour.com/atlantis/libros/
proyecto-atlantida@arqueotour.com

La-Atlantida-de-Platon desde-la-polemica y-el-rigor-cientifico. La-Atlantida-Científica...

La-Atlantida-de-Platon desde-la-polemica y-el-rigor-cientifico. La-Atlantida-Científica.

por Georgeos-Diaz @ 13.12.2005 - 15:14:14

La-Atlantida-de-Platon-desde-la-polemica-y-el-rigor-cientifico. La-Atlantida-Científica.

Fuente : AtlantisDiscovery.com
http://DiscoveryAtlantis.sytes.net/

La-Atlantida-de-Platon-un-Imperio-Ibero-Mauretano-de-la-Edad-del-Bronce

La Atlántida Científica. La Atlántida de Platón desde la polémica y el rigor científico.

Investigador hispano-cubano lanza un nuevo libro sobre la Atlántida desde una óptica científica. Se trata del estudio paleográfico, filológico y documental más profundo y extenso realizado hasta la fecha.

/DiscoveryAtlantis.sytes.net/ El investigador Georgeos Díaz-Montexano ha publicado recientemente una extensa obra que recoge el trabajo de investigación más extenso que existe sobre la tan buscada y hasta la fecha no econtrada civilización atlántica que Platón denominó justamente con el nombre de Atlantis y que desapareció por causa de un tsunami.

Díaz-Montexano ha conseguido reunir la mayor cantidad de evidencias y datos científicos de calidad sobre la Atlántida. Ha sido el primero en enviar un informe científico a la UNESCO sobre el hallazgo de unos posibles restos arqueológicos descubiertos bajo las aguas del estrecho de Gibraltar y las costas de Andalucía en varios puntos, desde Barbate hasta Cádiz y Huelva, defendiendo ante la UNESCO que podrían ser restos de la propia Atlántida o de la no menos buscada -también sin éxito- Tartessos.

No existe actualmente otra teoría que pueda reunir tantos puntos que coincidan con las palabras o descripciones de Platón como la que defiende el investigador hispano-cubano Georgeos Díaz-Montexano, quien ha logrado establecer que la teoría que él defiende de Atlantis como un imperio o emporio Ibero-Marroquí (que también defiende Jonas Berghman, para la parte africana), es la única que tiene verdaderas probabilidades de éxito en un futuro, cada vez más próximo. Esta realidad molesta o indigna bastante, por una parte, a los que creen en otras teorías o en las afirmaciones de determinados "maestros espirituales" y por otra a los escépticos más radicales y nihilistas que niegan rotundamente hasta el derecho a investigar este enigma histórico.

Como bien expone Georgeos Díaz: "...solamente unos cuantos puntos de los que he conseguido verificar y que sustentan mis hipótesis y teoría, bastarían para convencer a cualquier persona racional, seria, que no sea fanática y que verdaderamente busque la verdad, esté donde esté, sea cual sea y caiga quien caiga. Serían más que suficientes para convencer hasta el más escéptico del planeta, al menos de un hecho, que es el siguiente: si Atlantis, como civilización, como imperio y como una gran ciudad o emporio, existió alguna vez, si de verdad existió, solamente puede haber estado entre el suroeste de Iberia o España y el noroeste de Marruecos...", porque -según este investigador- son indiscutibles los siguientes puntos:

1. La isla o península (en griego 'NHSOS') de Atlantis se hallaba "del lado de", "junto a" o "delante" (en griego 'PRO') de las Columnas de Hércules (Gibraltar)

2. Una región de la 'NHSOS' Atlantis se llamaba 'Gadeira' (Cádiz) y se extendía -o llegaba- hasta las mismas Columnas de Hércules (Gibraltar)

3. La 'NHSOS' Atlantis se hallaba junto a las costas del "brazo de mar o golfo del Atlántico" (en griego 'ATLANTIKOU PELAGOS'), actual Golfo de Cádiz.

4. Después de pasar la 'NHSOS' Atlantis, existían "otras islas" (en griego 'ALLAS NHSOI'), "enfrente y hacia arriba", como se precisa en los textos más antiguos escritos en griego y latín. Estas islas serían las Madeiras, las Azores, las Islas Británicas e Irlanda, y había enfrente, una "terra firma" o continente (en griego 'EPEIROS'), que podría ser Groenlandia, o -aunque menos probable- parte de Canadá y América del Norte.

5. Desde la NHSOS Atlantis, situada "encima", "sobre" (en griego HÜPER) o junto a de las Columnas de Hércules (Gibraltar), afirma Platón que se internaron por todo el interior hasta llegar a la Thyrrenia y el Asia, por la parte de Europa, mientras que por la parte de África (Libia), lo hicieron hasta Libia y Egipto; lo cual confirma que la isla o península Atlántica o de Atlantis se hallaba junto a las Columnas de Hércules, al occidente del Mediterráneo, porque además de estar en esa situación (como afirma Platón), si analizamos la lógica geográfica, observamos que hacia el este están los pueblos del Mediterráneo que colonizó Atlantis y hacia el oeste están las otras islas (Madeiras, Canarîas, Británicas, Irlanda, Islandia, Azores, Caribe, etc.) y después de estas islas se halla el continente (posiblemente Groenlandia y parte de Canadá y EE.UU.).

Como bien expone Georgeos Díaz:

“...Todo encaja con una lógica tan evidente que resulta alarmante que todavía existan personas que no quieran ver estos hechos, que demuestran, de manera incuestionable que -si Atlantis existió- solamente pudo estar muy cerca de las Columnas de Hércules, entre el suroeste de Iberia y el noroeste de Marruecos. En cuanto a la ubicación de la acrópolis, esta estaría en algún punto de la costa, muy cercano de las Columnas de Hércules (Gibraltar), y a unos cincuenta estadios de la costa, o sea, a unos 9 o 10 kilómetros, según precisa Platón. Es absurdo seguir buscando Atlantis en ninguna isla del interior del Mediterráneo o en ninguna otra isla del exterior del Atlántico, y mucho menos en América o en Indonesia. Los datos que ofrece Platón son incuestionables. Si existió realmente una ciudad en la que Platón basaría su escrito sobre la Atlántida, todos los indicios apuntan hacia una única dirección: el triángulo formado por las Columnas de Hércules (Gibraltar, Tarifa, Barbate, Trafalgar), la región de Gadeira (Cádiz, Huelva) y la región del Atlas (costa atlántica de Marruecos). La solución del misterio final, es decir, si existió o no existió la acrópolis o ciudad de Atlantis, solamente dependerá de si se descubre en las costas de Iberia o en las costas de Marruecos, como también defiende el colega sueco Jonas Berghman..."

El investigador hispano-cubano llama la atención sobre otros puntos descritos con absoluta claridad en el relato de Platón:

6. Los Atlantes tenían una escritura muy antigua (fechas deducibles del texto, desde el 9000 hasta finales de la Edad del Bronce). Los tartessios son el único pueblo de la antigüedad (de todo el Occidente del Mundo antiguo) reconocidos por tener el sistema de escritura, leyes y tratados de mayor antigüedad de toda la tierra, nada menos que 6000 años de los tiempos de Estrabon, o sea, desde hace 8000 años.

7. Una isla o península (NHSOS) que mantuvo contacto (guerras, colonizaciones, etc.) con pueblos del Mediterráneo como los griegos; por consiguiente deberían hallarse en el área propuesta como cuna de Atlantis evidencias arqueológicas incuestionables de contacto con los griegos antiguos.

8. La ciudad principal o acrópolis de Atlantis estaba en una isla circular, cerca de la costa, rodeada de varios fosos circulares concéntricos, donde algunos canalizaban el agua del mar y desde el centro de la isla hasta el exterior, o sea, hasta el mar, había un canal recto.

Los puntos 1, 2, 3, 4 y 5 citados arriba -apunta Georgeos Díaz- "...obligan a mirar a una única área de todo el planeta tierra, la comprendida por la isla o península ibérica, Gibraltar, Cádiz y el Atlas (Marruecos)..."

El punto 6 también nos obliga a mirar hacia Iberia, pues de todo el Occidente del Mediterráneo, Iberia es la única NHSOS (isla/península) donde se testimonia una escritura casi tan antigua como la de la Atlántida. Lo que sumado a los cuatro puntos anteriores descarta por completo la mera casualidad.

El punto 7 igualmente nos obliga a dirigir la mirada hacia Iberia, pues es la única península o gran isla situada en el extremo occidente del Mediterráneo, junto a las Columnas de Hércules (Gibraltar), con una región llamada Gadeira y próxima al Atlas (marruecos) que además mantuvo contactos reales con el mundo griego.

Sobre el punto 8 hay que destacar que, también en Iberia, es donde único se han hallado pruebas físicas -en este caso, arquitectónicas y arqueológicas- de la existencia de al menos dos ciudades con este mismo esquema que fueron fundadas en la Edad del Cobre y que perduraron hasta finales de la Edad del Bronce, una en Jaén y la otra en Madrid.

Por otra parte, en Iberia ha aparecido igualmente la mayor concentración de todo el planeta de motivos simbólicos idénticos al esquema de Atlantis de varios anillos concéntricos con una canal que sale desde el centro y que llega hasta el exterior de los anillos, presente en los petroglifos y en las decoraciones de cerámicas Tartésicas e Ibéricas.

Aunque estos 8 puntos bastarían por si mismos, podemos considerar otro no menos importante, como también señala Díaz-Montexano, tradiciones históricas y leyendas sobre la Atlántida y los Atlantes y hasta una genealogía de reyes Atlantes (puesta en duda por algunos) presente en la historiografía hasta los tiempos medievales, sólo se han registrado en la península Ibérica.

Georgeos Díaz-Montexano se considera un investigador serio que sigue un método y una metodología propia, además de las habituales metodologías científicas. Sigue, o más bien "persigue" -como el mismo puntualiza- el método científico. "...Otros prefieren seguir el método esotérico, ufológico, xenogenético extraterrestre; el nihilista o escépticismo radical, etc. Cada cual tiene derecho a usar el método que más considere acorde con su nivel intelectual o espiritual. Es un derecho de todos los seres humanos..."

En efecto, si alguien prefiere creer más en Von Däniken y sus hipótesis extraterrestres para sacar sus conclusiones sobre la Atlántida antes que guiarse por el trabajo más profundo que jamás se halla realizado sobre la Atlántida de Platón, desde las fuentes más antiguas conocidas escritas en griego, latín y egipcio, y en las pruebas geográficas, toponímicas, geológicas, sismológicas y arqueológicas, que aparecen bien expuesta en las investigaciones de Georgeos Díaz, está en su derecho, y todos debemos respetar ese derecho, aunque no estemos de acuerdo. Nos guste o no, así funciona la búsqueda del saber. Cada cual decide como buscar la verdad.

Resumiendo: estos simples puntos recogidos en el Pack-Ebook de la "Atlántida Científica" de Georgeos Díaz-Montexano, evidencian que la teoría más correcta, la que más se ajusta a la verdad, es la que defienden el sueco Jonas Berghman y el hispano-cubano Georgeos Díaz-Montexano, con relación a Atlantis como un reino o emporio Ibero-Mauretano (o Ibero-Marroquí) de la Edad del Bronce, cuyo corazón o eje central se hallaba en las Columnas de Hércules (Gibraltar) y la región de Gadeira (Cádiz), y que sucumbiría ante el impacto de un gran tsunami, precedido de varios terremotos... pero ya lo dice el refrán:

"no hay peor ciego, que el que no quiere ver"

--------------------------------------------------------------------------
Web oficial sobre el libro de la "Atlántida Científica" de Georgeos Díaz-Montexano:
http://www.ArqueoTour.com/atlantis/georgeos-diaz/
Web Resumen del Libro y los Pack-Ebooks:
http://www.ArqueoTour.com/atlantis/libros/

Datos de Contacto: Maria Fdez-Valmayor librodelaatlantida@Arqueotour.info
http://www.ArqueoTour.com/atlantis/news/
http://www.ArqueoTour.com/atlantis/libros/

La Atlantida de Platon es Iberia (España y Portugal) y Marruecos, según Platón; afirma investigador >>>

La Atlantida de Platon es Iberia (España y Portugal) y Marruecos, según Platón; afirma investigador >>>

por Georgeos-Diaz @ 07.12.2005 - 08:33:00

Noticia sobre mis investigaciones publicada en varios medios...

Portada del Libro sobre la Atlantida Ibero-Mauretania de Georgeos Díaz-Montexano

La Atlantida de Platon es Iberia (España y Portugal) y Marruecos, según Platón; afirma investigador.

Según Platón, la Atlántida es la Península Ibérica y parte de Marruecos; afirma investigador hispano-cubano.

Platón, el célebre filósofo ateniense, describió a la península de Iberia y al noroeste de Marruecos con el nombre de Atlantis, afirma el investigador hispano-cubano Georgeos Díaz-Montexano.

Las pruebas se hallan en los textos más antiguos conocidos de los diálogos del Timeo y el Critias, escritos en griego sobre viejos códices medievales.

Díaz-Montexano ha hallado pruebas incuestionables de que el maestro griego estaba describiendo en todo momento a la península ibérica y a parte de las costas atlánticas marroquíes cuando hablaba de la isla o península que él denominó Atlántica o Atlantis, según los datos recogidos anteriormente por el sabio y legislador griego Solón en la ciudad egipcia de Sais, alrededor del año 560 a. C.

Entre las pruebas más sólidas se halla la utilización de topónimos reales tales como Gadeira (actual Cádiz), Elasippos u Olisippos (nombre antiguo de la actual Lisboa), las Columnas de Hércules (Estrecho de Gibraltar) y el nombre del golfo de Cádiz, denominado en griego como ATLANTIKOUS PELAGOS, o sea, "Piélago del Atlántico".

Tanto el nombre de las Columnas de Hércules, como denominación del estrecho de Gibraltar, como el nombre del brazo de mar o piélago del Atlántico (actual Golfo de Cádiz) ya eran conocidos por los griegos desde antes de los tiempos de Solón, como ha demostrado Díaz-Montexano tras el profundo estudio paleográfico, filológico y lexicográfico que viene realizando desde hace más de 10 años sobre los textos más antiguos conocidos del Timeo y el Critias de Platón escritos en códices griegos.

"... la mayoría de los autores que están empeñados en re-localizar a la Atlántida en otros lugares del mundo como la India, Chipre o más recientemente en Israel, afirman categóricamente que Platón (o Solón) cometieron errores y se equivocaron en todos los topónimos o nombres de lugares geográficos... Por desgracia, éste es el camino más fácil, además del único que les queda a todos los que quieren re-ubicar a la Isla-Península Atlántica o de Atlantis allí donde más les apetece..." -comenta Díaz-Montexano con cierta preocupación.

Por ejemplo, el periodista chileno Jaime Manuschevich viene afirmando desde hace unos tres años que "...en la época en que fue narrado a Solón el mito por los egipcios, es imposible que estos le hubiesen dicho que estaba en el Atlántico, ya que ese nombre no se usó hasta dos siglos después, justamente en la época de Platón..." Sin embargo, el hispano-cubano Georgeos Díaz-Montexano demostró -hace ya más de cuatro años- que afirmaciones como estas son completamente erróneas, pues el nombre del Atlántico ya es mencionado en varios autores anteriores a Solón como Estesícoro, quien no solamente menciona el Atlántico sino que además identifica de manera muy clara al estrecho de Gibraltar en los mismo términos del Atlántico en su unión con el Mar interior o Mediterráneo. Estesícoro escribió poco antes de la visita de Solón a Sais, y describe al "piélago del Atlántico" con el mismo término usado por Platón mucho después, y lo mismo puede decirse de otros autores como Eficarmo, Íbico, Exkylas y Ferécides, mientras que antes de Platón, Eurípides, Píndaro y el mismo Heródoto ya mencionan al Atlántico y a las Columnas de Hércules junto a Gadeira o Cádiz. Todo esto evidencia dos hechos verdaderamente preocupantes: los autores que afirman que antes de Platón o de Solón los griegos o egipcios no conocían el Atlántico o bien ignoran estas evidencias o bien las callan por conveniencia.

Como bien demuestra Díaz-Montexano, desde antes de Platón -y ya desde los tiempos del mismo Solón- los griegos conocían los términos y lugares denominados como Columnas de Hércules, mar o piélago del Atlántico y la región de Gadeira en la única área geográfica de todo el planeta en que siempre las ubicaron, es decir, en torno al actual estrecho de Gibraltar, entre las costas de Iberia y Marruecos. Mientras que los egipcios ya había traspasado las Columnas de Hércules situadas en el estrecho de Gibraltar desde los tiempos del Faraón Nekao, antes de Solón.

"... no existe ninguna referencia de la antigüedad -ni anterior ni posterior a Platón- que reúna a todos estos topónimos y lugares en una misma área geográfica que no sea la del entorno del estrecho de Gibraltar. Definitivamente no ha sido Platón ni Solón quienes han cometido errores sino los autores modernos, quienes incluso parece que no han estudiado lo suficiente a los autores antiguos y las fuentes primarias..." afirma con rotunda seguridad el escriptólogo hispano-cubano.

Antes de Platón los griegos y los egipcios (que al parecer son la fuente de Solón) conocían bastante bien los términos del Atlántico y el Mar Rojo, a pesar de que Manuschevich diga lo contrario, ya sea por desconocimiento o por omisión intencionada. No solo existen referencias antiguas anteriores a Platón sino que además lo confirma la arqueología, pues griegos y fenicios navegaron y establecieron colonias tanto en las costas Ibero-Marroquíes y del Atlántico como en las costas del Mar Rojo, desde mucho antes de Platón, y anterior a la estancia de Solón en Egipto.

“…Las comparaciones geográficas entre lugares parecidos a los que describe Platón no tienen -ni tendrá jamás- ninguna base sólida digna de ser considerada como seria o rigurosa sino se ajustan a las correctas identificaciones toponímicas ofrecidas por Platón. Islas y penínsulas existen en todos los rincones de la tierra; grandes llanuras rodeadas de montañas, estrechos, golfos o brazos de mar, áreas mineras y zonas sísmicas con posibilidades o huellas de antiguos terremotos y tsunamis también existen por casi todo el planeta, pero la cuestión sigue siendo que el único lugar de la tierra donde se reúnen todas esas características con los nombres o topónimos que ofrece Platón (referenciados por otros autores antiguos anteriores y posteriores) sigue siendo entre la península de Iberia y el noroeste de Marruecos, con el estrecho de Gibraltar como eje central…” –resume Díaz-Montexano.

El investigador hispano-cubano demuestra que el imperio Atlante descrito por Platón es la civilización precisamente conocida por los arqueólogos como “civilización Atlántica del Bronce”, en este caso la que se extendió por el suroeste de Iberia y el Noroeste de Marruecos. Esta civilización es pre-tartésica, aunque es más que probable que los Tartessios fuera sus más directos herederos y los que trasmitirían las tradiciones históricas y leyendas sobre su imperio y el final catastrófico de su ciudad-emporio principal a los egipcios, a través de los marinos y mercaderes fenicios.

Ésta es –en líneas generales- la teoría que defiende Georgeos Díaz-Montexano, quien además ha descubierto evidencias paleográficas que confirman que la verdadera cronología de la Atlántida, referida en los textos escritos en griego del Timeo y el Critias de Platón, es de unos 900 años antes de la visita de Solón a Sais que fue alrededor del 560 a. C. (o sea, entre el 1.460 y el 1.560 antes de Cristo) y no 9.000 años (11.560 años a.C.) como han creído hasta la fecha la mayoría de los estudiosos e intérpretes.

El comité de la reunión científica sobre hipótesis de la Atlántida que se celebró en julio del 2005 en Milos, Grecia, ha dictado veinticuatro puntos que debería reunir cualquier teoría que merezca ser calificada como un intento serio de búsqueda de la verdad sobre el enigma de la Atlántida. De estos puntos, veintidós están perfectamente demostrados en la teoría del investigador hispano-cubano sobre la Atlántida como un imperio Ibero-Mauritano de la Edad del Bronce. En cuanto a los dos puntos no coincidentes, explica Díaz-Montexano que, “…uno en realidad es absurdo, porque no se apoya en ninguna referencia exacta de Platón y el otro es erróneo o cuanto menos bastante ambiguo…”.

El escriptólogo hispano ha enviado una investigación al comité para demostrar con datos y hechos sus argumentos acompañados de una nueva propuesta o revisión sobre los puntos establecidos, pues tal y como han sido concebidos jamás nadie podría demostrar la existencia de Atlantis, incluso ni aunque hallara la ciudad concéntrica circular sumergida en algún punto cercano a las costas Atlánticas euro-africanas, frente a las Columnas de Hércules.

--------------------------------------------------------------------------

Web oficial sobre el libro de la "Atlántida Científica" de Georgeos Díaz-Montexano:
http://www.arqueotour.com/atlantis/georgeos-diaz/
http://www.arqueotour.com/atlantis/libros/

Datos de Contacto: Maria Fdez-Valmayor librodelaatlantida@Arqueotour.info
http://www.arqueotour.com/atlantis/libros/

http://www.arqueotour.com/atlantis/news/
Portada del Libro sobre la Atlantida Ibero-Mauretania de Georgeos Díaz-Montexano

Cazadores de Atlantis. Mentiras y Falsas Acusaciones Sobre la Atlántida de Platón...

Cazadores de Atlantis. Mentiras y Falsas Acusaciones Sobre la Atlántida de Platón...

por Georgeos-Diaz @ 07.12.2005 - 08:14:28

El concepto del Mediterráneo en Platón y confirmación de los Pilares de Hércules en Gibraltar.

Georgeos Díaz-Montexano (2004-2005)

Atlantis Map Keywords
Zoon the photo >>>

Muchos buscadores de Atlantis siguen aún intentado sembrar el germen de la incertidumbre y la confusión entre los estudiosos de la Atlantis de Platón, acudiendo a argumentos insostenibles e infundamentados como que Platón se equivocó en sus informaciones o falsificó los hechos, aunque en ocasiones acusan a Solón (uno de los siete sabios de Athenas) o a los sacerdotes egipcios que contaron la historia a Solón. Los “cazadores de Atlantis” que actúan de esta manera son – precisamente - los mismos que intentan convencernos de que Atlantis se hallaba en otros lugares distintos al que describe Platón en el Timaeus y el Critias y que es justamente ante la boca del estrecho de Gibraltar, junto a Gadeira, entre Iberia y Marruecos.

La mayoría de los autores que están empeñados en re-localizar a la Atlántida en otros lugares del mundo como la India, Chipre o en Israel, afirman categóricamente que Platón o Solón, cometieron errores y se equivocaron en todos los topónimos o nombres de lugares geográficos... Por desgracia, éste es el camino más fácil, además del único que les queda a todos los que quieren re-ubicar a la Isla-Península Atlántica o de Atlantis allí donde más les apetece. Estos “caza-Atlantis” afirman que Platón se equivocó (o engañó deliberadamente) y que Atlantis en realidad se hallaba en Chipre, en la Isla de Malta, en la Isla de Cerdeña, en el Mar del Norte, en Israel o Península del Sinaí, en Arabia, en varios puntos de América, en Indonesia o incluso en el Pacífico.

Ellos actúan de esta forma vejatoria contra Platón o Solón porque no les queda más remedio, pues la única manera posible de poder convencer a la comunidad científica intelectual de que Atlantis se hallaba en alguno de esos puntos, es argumentando que Platón (o Solón) se equivocó en casi todo o era un farsante que engañó a todos sus discípulos y lectores (y a toda la humanidad); y justamente, el primer paso es intentar convencer a todo el mundo que cuando Platón menciona los Pilares de Hércules no está hablando de los Pilares de Hércules del actual estrecho de Gibraltar sino de otros que estarían en Dardanelos, o en la entrada del Mar Muerto, o quizás en el Mar Negro, o talvez en las Islas Británicas, o porque no, en el mismo Océano Índico. Por supuesto que estos “caza-Atlantis” nunca consideran la mención exacta y detallada que hace Platón de la región donde se hallaban estos Pilares de Hércules, porque no les conviene, ya que el nombre que da Platón a la región de Atlantis donde se hallaban los Pilares de Hércules es Gadeira, o sea, Cádiz, y esto sitúa – incuestionablemente - a los Pilares de Hércules en Gibraltar, además de identificar a la isla o península Atlantis con la península Iberia.

Durante muchos años he tenido que soportar mucha tensión, acoso y hasta vejaciones, en algunos foros de Internet, porque hay gente que parece no estar dispuesta a ceder jamás (ni siquiera un ápice) antes las evidencias objetivas ni ante los hechos que son indiscutibles, cuando estas evidencias y estos hechos contradicen sus creencias “quasi religiôsâs”, y cuando uno tropieza con esta clase de personas, es como si tropezara con toda una legión de lobos salvajes dispuestos a devorarnos hasta el último hueso. Creo que no hay nada más frustrante que comprobar como es que existen personas que a pesar de ver que hay datos objetivos que falsean sus creencias o sus hipótesis no son capaces (por mero orgullo) de aceptar las nuevas evidencias. Es algo verdaderamente triste, sobre todo para un investigador cuyo único interés sea buscar la verdad, sea cual sea y caiga quien caiga.

Cansado de tantas falacias, manipulaciones y engaños y de ver como intentan desacreditar a uno de los seres humanos más grandes y sabios que ha dado la humanidad, Platón (el mismo que incluso hasta los propios Cristianos llamaban el Divino), es que he decidido emprender una “cruzada intelectual” (constructiva, nunca destructiva) contra todos los “caza-Atlantis” que usan como base fundamental o “fundamentalista” (según los casos) el argumento del “error o de el engaño de Platón”. Me he comprometido a descartar a todos estos autores, y demostrar que no ha sido Platón ni Solón los que cometieron errores o engaños tan graves sino los que han venido detrás, después de Platón, queriendo re-interpretar a Platón, según sus propias conveniencias, creencias e intereses, y por supuesto, entre ellos, muchos traductores, fundamentalmente los más conocidos, que son ingleses, norteamericanos y franceses de los últimos dos siglos, pues el resto de las traducciones conocidas, en la mayoría de los países (incluida Grecia), son copias de las traducciones anglo-norteamericanas.

La base fundamental en la que descansan todos estos “caza-Atlantis” que recurren a la descalificación de Platón (y de todo el que se cruce en sus caminos) es la ignorancia. En efecto, la mayoría (no todos) son unos auténticos ignorantes de los textos de Platón. Algunos ni siquiera han leído bien los textos de Platón, porque incluso hasta leyendo la peor de las traducciones que existe, sería difícil atreverse a buscar Atlantis en otro lugar que no fuera cerca de Gibraltar y Gadeira, y cerca de las costas Atlánticas de Iberia y Marruecos. Otros “caza-Atlantis” son personas que piensan que simplemente siguiendo alguna de las más conocidas traducciones del Timaeus y el Critias, de los dos últimos siglos (ya sean inglesas, alemanas o francesas) es más que suficiente para buscar Atlantis, pero esto es un grave error. Un verdadero científico siempre acudiría a las fuentes primarias.

Todo el que haya estudiado historia o arqueología conoce muy bien de que estoy hablando. La importancia de acudir a las fuentes primarias es verdaderamente crucial, principalmente cuando nos enfrentamos a un tema tan difícil y polémico como ha sido (y será todavía) la investigación de la Atlantis de Platón. Los “caza-Atlantis” que creen en otras localizaciones de Atlantis distintas a la que ofrece Platón, y que además no saben leer griego clásico o latín, como es lógico, intentan desacreditar a quien acude a las fuentes primarias, es decir, a los textos más antiguos conocidos del Timaeus y el Critias, escritos en griego y latín, como es mi caso. Se burlan de quienes trabajamos con las fuentes primarias, o intentan restar méritos a nuestros logros con comentarios despectivos, irónicos, tendenciosos, o sencillamente mediante el desprecio o la condena al ostracismo y al exilio intelectual. Pero – a pesar de todo - debemos seguir trabajando… Así pues, vayamos a los hechos.

A continuación demostraré como Platón cuando estaba hablando de los Pilares de Hércules que estaban dentro de la región de Gadeira (Cádiz), de la isla o península de Atlantis (Iberia), estaba pensando en los mismos Pilares de Hércules del actual estrecho de Gibraltar y no en otros como sostienen los “caza-Atlantis” que se basan en al indigno argumento “del error o del engaño de Platón”.

La evidencia fuerte la he encontrado justamente en otra referencia a los Pilares de Hércules que aparece en otro de los diálogos de la “Opera Omnia” de Platón. Me refiero a la sección comprendida entre 109a y 109b del Phaidôn (Phaedo). En este fragmento – que analizaremos a continuación – Platón está describiendo toda la cuenca del mar Mediterráneo hasta el Mar Negro, y justamente usa como límites extremos, Este-Oeste, al río Phasis, situado hacia el extremo Este de Europa, en los confines del Mar Negro1, y los Pilares de Hércules para señalar el extremo Oeste. Veamos el fragmento.

Quote:

"... (109ª) eti toinun, ephê, pammega ti einai auto, kai hêmas oikein [109b] tous mechri Hêrakleiôn stêlôn (109b) apo Phasidos en smikrôi tini moriôi, hôsper peri telma murmêkas ê batrachous peri tên thalattan oikountas, kai allous allothi pollous en polloisi toioutois topois oikein..." (Plato. Phaedo, 109a-109b)

"... creo que todo (el mundo 2) es inmenso y nosotros habitamos desde (el río 3) Phasis hasta los pilares de Hércules sobre una parte pequeña, viviendo alrededor del mar como hormigas o ranas en torno a una charca... " Plato. Phaedo, 109a-109b. Traducción: Georgeos Díaz-Montexano, 2000)

Se trata de una evidencia incuestionable. Platón sabía perfectamente que desde varios siglos antes, incluso desde antes de Solón, todos los intelectuales griegos y hombres de mar, ubicaban a los Pilares de Hércules entre Iberia y Libya, junto a Gadeira, donde hoy se encuentra el estrecho de Gibraltar. Tanto el nombre de las Columnas de Hércules (como denominación del estrecho de Gibraltar) como el nombre del brazo de mar o pelagos del Atlántico (actual Golfo de Cádiz) ya eran conocidos por los griegos desde antes de los tiempos de Solón. Stesíchoros escribió sus obras poco antes de la visita de Solón a Sais y ya describe al "piélago del Atlántico" con el mismo término usado por Platón mucho después, y lo mismo puede decirse de otros autores como Ephicarmos, Íbycos, Exkylas y Pherekydês, mientras que antes de Platón, Eurípides, Píndaro y el mismo Heródoto ya mencionan al Atlántico y a las Columnas de Hércules junto a Gadeira o Cádiz.

El simbolismo que usa Platón para confinar los límites del Mediterráneo de Este a Oeste es una evidencia poderosa, porque si el río Phasis era el extremo conocido de los mares interiores de Europa, el límite que dividía Europa de Asia 4, pues los Pilares de Hércules eran el extremo Occidental del mundo conocido. Pues el punto más extremo del mar interior o Mediterráneo hacia el occidente fue sin dudas el estrecho de Gibraltar.

Es absurdo pensar que Platón - cuando describía la posición exacta de Atlantis junto a los Pilares de Hércules y la región de Gadeira - estaba pensando en unos Pilares de Hércules situados en el extremo Este, en el Mar Negro, o incluso en el estrecho de Dardanelos...

1º. Primero, porque en los límites orientales no sitúa a ningunos pilares sino al río Phasis, en el Mar Negro.

2º. Segundo, porque ya desde mucho antes de Platón se identificaba a los Pilares de Hércules con el estrecho que hoy conocemos como Gibraltar, incluso poco tiempo antes de Platón, Herodotos también ubicaba a los Pilares de Hércules - sin ninguna duda - en el mismo estrecho de Gibraltar.

3º. Tercero, porque Platón ubica a los Pilares de Hércules junto al Atlántico.

4º. Cuarto porque Platón afirma que la región de Atlantis donde se hallaban situado los Pilares de Hércules se llamaba Gadeira, o sea, la actual región de Cádiz, en España.

Por otra parte, el contexto analizado del Phaedos 109a-b, cuando describe al mar interior como una charca (en comparación con el resto de los mares que rodean al mundo) coincide con el fragmento del Timaeus donde Platón habla del interior de las Columnas de Hércules, o Mar mediterráneo, como si fuera poco más “que un golfo (o puerto) con una estrecha embocadura” (Gibraltar).

Las comparaciones geográficas entre lugares parecidos a los que describe Platón no tienen -ni tendrá jamás- ninguna base sólida digna de ser considerada como seria o rigurosa sino se ajustan a las correctas identificaciones de nombres de lugares geográficos ofrecidos por Platón. Islas y penínsulas existen en todos los rincones de la tierra; grandes llanuras rodeadas de montañas, estrechos, golfos o brazos de mar, áreas mineras, y hasta zonas sísmicas con posibilidades o huellas de antiguos terremotos y tsunamis existen por casi todo el planeta, pero la cuestión sigue siendo que, el único lugar de la tierra donde se reúnen todas esas características con los nombres o topónimos que ofrece Platón (referenciados por otros autores antiguos anteriores y posteriores) sigue siendo entre la península de Iberia y el noroeste de Marruecos, con el estrecho de Gibraltar como eje central.

Después de todas estas abrumadoras evidencias, me pregunto: ¿seguirán los “caza-Atlantis” que usan el indigno método de acusar a Platón de farsante o de tonto, presionando a los estudiosos y a los aficionados con sus falsas e infundamentadas hipótesis de que los Pilares de Hércules estaban en otros lugares del Mundo?. Lamentablemente, temo que seguirán haciéndolo, y por desgracia para el avance de la ciencia histórica, durante mucho tiempo. Vivimos en un imperio de incertidumbre y confusión, en la dictadura del corporativismo y el sectarismo, y el que no está dentro, pues se quedará afuera. Esa es la triste, pero dura realidad.

1. Phasis: un río en la Cólquide hacia el estremo Este del Ponto o Mar Negro; límite de Europa y Asia. (¿acaso el actual río Rion?) http://www.perseus.tufts.edu/cgi-bin/ptext?doc=Perseus%3Atext%3A1999.04.0062%3Aid%3Dphasis

2. En esta posición no aparece ninguna palabra greiga para "tierra". Sin embargo, la tierra (como planeta o Gaia) es mencionada en tan solo unos párrafos anteriores, los traductores que me han precedido han creído oportuno incluir la palabra "tierra" en sus traducciones. Mi intención es siempre intentar ser lo más fiel posible a los textos originales o fuentes primarias, pero en este caso he creído necesario incluirla la palabra "mundo", aunque fuera entre paréntesis para facilitar un poco la comprensión del pasaje.

3. En el texto base no aparece la palabra "río". Sencillamente se asume. Como si dijéramos, el (río) Betis".

4. Herodotos nombra también al río Phasis como un límite de Europa y Asia (Herodotos 4.45.1)

Descifrando el Origen del Castellano y las Lenguas Hispano-Romances...

Descifrando el Origen del Castellano y las Lenguas Hispano-Romances...

por Georgeos-Diaz @ 17.01.2006 - 09:53:41

Descifrando el Origen del Castellano y las Lenguas Hispano-Romances...

Aportación a las teorías del filólogo español Jorge María Ribero-Meneses

Georgeos Díaz-Montexano

Descifrando el Origen del Castellano y las Lenguas Hispano-Romances... Aportación a las teorías del filólogo español Jorge María Ribero-Meneses. Georgeos Díaz-Montexano

Sobre el origen del castellano puede decirse que aún se podrían vertir muchos ríos de tinta, independientemente de que para los filólogos y etimologistas académicos existen unas serie de puntos que son indiscutibles como puede ser una base o estrato mayoritariamente latino vernacular, una especie de latín vulgar o popular que debió hablarse en los tiempos posteriores a roma y durante casi toda la Edad Media hasta el surgimiento de las lenguas romances. Sobre este punto, vale exponer que esta vieja idea, defendida por muchos autores del pasado y consagrada por el prestigioso académico Menéndez Pidal, hoy en día está siendo seriamente discutida por algunos filólogos como el inglés Roger Wright quien en 1982 dio a conocer un estudio que ha supuesto un hito en las investigaciones sobre Lingüística Románica, "Late Latín and Early Romance in Spain and Carolingian France", y aquí en España, Jorge María Ribero-Meneses desde 1984. Ambos autores han estado defendiendo principios revolucionarios. Wright sostiene la idea o teoría de que durante toda la Edad Media, desde finales de la dominación romana hasta el siglo XI, en la mayor parte de Iberia se habló una única lengua latina vernacular y que no puede hablarse de lengua romance hasta después del siglo XI. Conozcamos algunas de las conclusiones de Roger Wright...

Para continuar leyendo este artículo os invito a que visitéis otro Blog hermanado, pues me ha sido totalmente imposible reproducirlo en este Blog, debido a la codificación del html.

Leer artículo: Descifrando el Origen del Castellano y las Lenguas Hispano-Romances...